EDDIE HALL ENTREVISTA: SU MAYOR SECRETO PARA LEVANTAR 500 KG

EDDIE HALL ENTREVISTA: SU MAYOR SECRETO PARA LEVANTAR 500 KG

EDDIE HALL ENTREVISTA: SU MAYOR SECRETO PARA LEVANTAR 500 KG

Entrevistador: - Así que tu peso muerto fue 461.

Eddie Hall: - 462.

Entrevistador: - 462 en Melbourne.

Eddie Hall: - Sí

Entrevistador: - ¿Rompiste tu anterior récord de 461?

Eddie Hall: - No. Quiero decir, tiré de los 461 pero los solté y el levantamiento no fue válido. Esto fue lo que me hizo ir a por este peso muerto delante de Arnold. Creo que tres meses después levanté 463 para un nuevo récord del mundo y ahí fue cuando empezó la idea de los 500 kilos. Yo creí que podría levantar 500 kg del suelo y ahí fue cuando empecé a anunciarlo. Dije, si he levantado 463 en el Campeonato del Mundo de Peso Muerto en 2015... Fui a los promotores y les dije: "Quiero levantar 500 kg".

Entrevistador: - ¿Cómo llegaste a los 500 kilos?

Eddie Hall: - Jajaja.

Entrevistador: - ¿Cómo se te pasa eso por la cabeza? ¿Qué pensaste?

Eddie Hall: - Era ese número mágico, sabes... Cuando levanté 463 en 2015, tenía 26 años creo. Nací en 1988.

Entrevistador: - Sí. Tienes 31 ahora. Lo veo. Eran 26, 27 años...

Eddie Hall: - ¡27! 27 años. Y pensé, ¿sabes qué? El récord del mundo de peso muerto ha subido 20 kg en los últimos 20 años. Ha sido un kilo por año. Y dije, no va a ir a ninguna parte. Pensé, puedo hacerlo. Puedo lograrlo en los próximos 20 años. Puedo añadir un kilo por año durante los próximos 20 años. Pero ¿cuándo llega el punto en el que no eres lo suficientemente fuerte para hacer lo que eres capaz de hacer? Me dije a mí mismo: yo soy capaz de levantar 500 kilos. ¿Para que iba a arriesgarme a perder esta oportunidad en mi vida solo por dinero? ¡Solo por eso! Ya sabes, hacer un nuevo récord cada año. Me dije a mí mismo, subamos la apuesta. Subamos la apuesta. Hagamos algo especial. Sabes, el primer hombre en levantar 1000 libras se llamaba Andy Bolton y es una leyenda en la industria. Pero yo quería hacer algo incluso más extraordinario. Quería ser el primer hombre en levantar media tonelada. El primer hombre en levantar 1100 libras del suelo. Simplemente, se convirtió en una obsesión. Una vez que lo dije, estaba dicho. Me comprometí y la gente lo escuchó. Y no quiero ser ese tipo que dice algo y no lo cumple. Ese tipo es un capullo. Es el tío que abre la boca y luego no hace nada. No quería ser el capullo, quería ser el tío que dice algo y lo hace. Así que empecé este viaje de despegar 500 kilos del suelo. Estaba a 37 kilos del récord del mundo. Creo que es un 8 %. Es como Usain Bolt quitando un segundo de los 100 metros. Es muy, muy especial. 

Entrevistador: - Pero tú sabías que podías hacerlo. Te dijiste a ti mismo que podías.

Eddie Hall: - Sí. Me dije a mí mismo que podía. Si te soy honesto, lo hice por dinero. Pero no por una razón de avaricia. Lo hice por dinero porque necesitaba el dinero para convertirme en el hombre más fuerte del mundo. Creo que la gente no entiende lo caro que es ser el strongman número uno. Yo gasto 300 libras a la semana en comida. Tenía que gastar al menos 250 libras a la semana en fisioterapia. Otras 300 libras a la semana en tratamientos de recuperación: crioterapia, cámaras hiperbáricas, tratamientos con ondas de choque... Con todo, yo estaba gastando 800 libras por semana para mi cuerpo. Cuando dices eso, es como "¡demonios!". Pero realmente la gente no se da cuenta de lo que es. No es la hipoteca, no es la esposa, no son coches. Nada de eso. ¡Es solo yo! Son 800 libras semanales para ser un strongman profesional y mis ahorros se estaban acabando rápidamente. Pensé en ahorrar el suficiente dinero para dejar mi trabajo y vender el negocio de las puertas. Me dije: jamás ganaré El Hombre más Fuerte del Mundo a menos que complete mi saldo bancario y me ponga a ello. Así que fue por dinero. Para financiar mi carrera. De ahí vino la inspiración para el peso muerto de 500 kilos. Necesitaba el dinero para llegar a ser ese número uno.

Entrevistador: - Ok. Y lo hiciste. Quiero hablar de eso ahora. Aquel día, en el que tenías a un gran público delante. Creo que mucha gente ya ha visto el vídeo. ¿Qué es lo que recuerdas de ese día?

Eddie Hall: - ¿De los 500 kg?

Entrevistador: - Sí.

Eddie Hall: - Bien. Cuando lo dije, sabes. Obviamente, es un largo camino de un año desde 2015 a 2016. Y exactamente un año de entrenar para ello. Cuando estaba en el gimnasio ni me acercaba al objetivo. Lo máximo que yo había levantado en el gimnasio eran 454 kg. Eso es lo máximo que había movido en el gimnasio. Así que estuve en este largo viaje de un año. Estaba en el gimnasio, movía los pesos y cada semana estaba más y más frustrado conmigo mismo. A los seis meses me dije: "Joder. He cometido un error. No soy capaz de levantar 500 kg". Pero me rodeé de un increíble equipo de doctores, científicos, psicólogos, hipnoterapeutas... Tenía a todo este equipo conmigo. Hubo un científico que se sentó un día conmigo y me explicó: "Jamás serás capaz de levantar ese peso del suelo porque el cuerpo humano no es capaz de hacerlo. Pero existe una manera.". Él me dijo, y esto fue lo que realmente me lo aclaró todo: "Una persona cualquiera lleva a los niños a la escuela, va a hacer la compra, va al trabajo... y tiene acceso al 50 % de sus fibras musculares. Alguien que entrena 20 horas semanales o un poco más, quizás, tiene acceso, como máximo, al 65 % o 70 % de sus fibras musculares. Pero luego te encuentras a una mujer conduciendo en la autopista que tiene un gran accidente. Sus niños están debajo del coche y ella es capaz de levantar el coche de los niños. Ella tiene acceso al 100 % de las fibras musculares. ¿Por qué ocurre eso? Porque es un escenario crítico. Se liberan masivamente las hormonas, la adrenalina...". Es algo natural y está probado. Es una cosa natural que las personas pueden realizar extraordinarias hazañas de fuerza en estos escenarios. ¡Y no se pueden falsear! No puedes chasquear tus dedos y liberar este potencial. La única manera de hacerlo es que alguien te apunte con un arma a la cabeza y te diga que vives o mueres, que levantes el peso. Obviamente, yo no puedo hacer eso en mi día a día. No puedo hacer que alguien me ponga una pistola en la cara y me diga que levante 500 kilos. 

Entrevistador: - Quizás puedas llamar a alguien. 

Eddie Hall: - Así que ese es el escenario que tenía que crear en mi cabeza.

Entrevistador: - Ok.

Eddie Hall: - Y con un psiquiatra y con mi terapeuta, trabajamos juntos y llegamos a un punto donde yo era capaz de crear un escenario en mi cabeza. De tal manera que, cuando yo caminara a los 500 kilos, yo no estaría levantando 500 kilos del suelo. Para ponerlo en retrospectiva, estaba levantando un coche de mis hijos. Y esa es la única forma en que podía hacer el levantamiento. Tenía que entrenar mi cerebro para ponerme en este escenario. Por cierto, ese no era el escenario que yo tenía en mi cabeza. Solo te he dado un ejemplo. El verdadero escenario es algo de lo que no puedo hablar porque es muy oscuro, muy profundo y muy perturbador. Pero es algo que me activa. Es algo que después de meses, meses y meses hablando del peor escenario en el que yo podría estar, creando un punto de dolor en el dorso de mi mano antes de salir al público para poner mi mente y mi cuerpo en ese lugar diferente. Y cuando estoy delante de la barra, me pongo las correas y empiezo a balancearla adelante y atrás... Justo antes de levantar, cierro mis ojos, completamente cerrados, y empiezo a tirar. Da bastante miedo ver las imágenes porque mis ojos están abiertos, pero yo no estoy mirando a nada. Mis ojos están abiertos, sin intención, y mi color de ojos cambia. Y eso lo puedes ver en la cámara. Mis ojos cambian de color. Tiro, tiro y tiro. Y yo no recuerdo en absoluto hacer el levantamiento. Lo único que recuerdo es despertar arriba del levantamiento. Y la razón es que yo no estaba allí en la arena, yo estaba en aquella autopista levantando el coche de encima de mis hijos. Esto fue una cosa tan difícil de hacer... Hacerlo, levantar esa media tonelada del suelo y poner mi mente en otro lado es la cosa más difícil que hecho en mi vida. Era más mental que física. 

Entrevistador: - ¿Practicaste eso antes de aquella noche o realmente no lo practicaste?

Eddie Hall: - No, no. Esa es la cosa. Una vez que lo has hecho una vez, está hecho. No lo puedes hacer otra vez. Solo puedes hacerlo una vez. Es una cosa realmente complicada. Conforme pasaban los meses de entrenamiento, estaba haciendo todos estos levantamientos en el gimnasio y nunca superé los 450. Estaba haciendo mi rutina, yendo y viniendo del gimnasio... Me escondía en los lavabos, imaginando que los lavabos estaban en la arena. Después, le pegaba una patada a las bisagras de la puerta, me dirigía hasta el centro del gimnasio como si fuera la arena. Me paraba frente a la barra y la atacaba. Todo es exactamente igual: hago los mismos toques, lo hago todo. Y todo eso era solo práctica, todo iba a través de los movimientos. Llevaba mi cuerpo a través de los movimientos para asegurarme de que todo era correcto, para asegurarme de que los toques estaban bien, que las correas estaban correctamente, que el traje estaba bien... Pero hasta que no agarré esa barra y empecé a tirar de ella y cerré mis ojos... ahí es cuando me dormí y desperté arriba del levantamiento. Cuando miré a mi alrededor y experimenté ese puro disfrute por una fracción de segundo. Después, ¡bam!, la barra va a bajo y me vengo abajo con ella. Estaba consciente. El único recuerdo que tengo es que estaba mirando al suelo y vi un charco de sangre formándose rápidamente. Sabes..., como un buen litro de sangre en el suelo. Me salía un chorro de sangre de la nariz, salía de mi cara. Un tipo me ayudó a levantarme, me quitaron la camiseta y luego la presión sanguínea llegó a mi cabeza y me quedé inconsciente otra vez. Así que... me vuelvo consciente e inconsciente y empiezo a convulsionarme. Puedes verlo en el vídeo. Estoy consciente e inconsciente y estoy teniendo espasmos como estos. Todo el mundo me está agarrando para ver si consigo calmarme. Después de unos 15 o 20 segundos, estoy consciente otra vez y... oigo unos susurros en mi oído: "levántate, te ves bien". Así que me levanto y doy una pequeña charla para el público. Después me voy detrás del escenario y ¡bam!, otra vez. Estoy en una camilla de hospital, en un carrito. Me ponen el ECG y los paramédicos dicen: "no conseguimos que la máquina funcione. En dos minutos lo intentaremos otra vez.". A los dos minutos: "no está funcionando, no está funcionado. Lo intentaremos otra vez.". A la quinta vez que los paramédicos dijeron que no podían leer el latido del corazón pensé que algo estaba mal. No podían tomar mi pulsación. Mis latidos por minuto estaban como en 200. Mi corazón iba así.

Entrevistador: - Superpeligroso.

Eddie Hall: - Super, superpeligroso. La presión sanguínea era imposible de tomar. Ellos dijeron que la máquina de presión sanguínea ni siquiera llegó a leerla. Así de alta estaba. Y después me quedé ciego en el centro de mis ojos. Sabes, como cuando te pones un casco de soldador o mecánico.

Entrevistador: - Sí, sí, sí.

Eddie Hall: - Pues tenía como un arco en la visión. No podía ver el centro de mi visión. Lo veía negro. A cualquier sitio que mirara, veía puntos negros. Tardé como tres horas en calmarme, bajar los latidos del corazón, volver a ver... Sabes, tenía lágrimas de sangre, y sangre saliendo de mis orejas. Solo un pequeño goteo. Básicamente, mi cerebro estaba sangrando. 

Entrevistador: - Tú cerebro estaba sangrando.

Eddie Hall: - Sí. Básicamente, mi cerebro estaba sangrando. La sangre salía de todas partes. Pero me recuperé. Cuatro horas más tarde estaba de vuelta con los fans dándome la bienvenida, con los sanitarios, haciéndome fotos... Y luego, al día siguiente, tenía que conducir a casa y olvidé cómo conducir. Así que mi padre tuvo que traer el coche de vuelta. 

Entrevistador: - ¡Y tú estabas así de tranquilo cuando todo esto te pasó!

Eddie Hall: - ¡Sí! Estoy muy... muy aferrado a la vida. 

Entrevistador: - Pero cuando no sabías cómo conducir un coche...

Eddie Hall: - No me sentía lo bastante cómodo para meterme en el coche, conducir por el lado correcto de la carretera, usar los controles... Necesité a alguien que trajera mi coche de vuelta. Y al día siguiente, estaba de vuelta en la realidad en la fiesta de cumpleaños de mi hijo. Había una enorme fiesta en mi casa. Llegamos a casa y todos los amigos y familiares estaban ahí, y los amigos de mis hijos estaban ahí. Y no recuerdo a nadie. Ja,ja. Hablo con la gente y voy a mi mujer y le digo "¿y este quién diablos es?". "Esa es tu cuñada. Ese es tu sobrino. Es tu primo". Y digo: "Oh, Dios mío...". Y mantengo conversaciones con la gente..., y después me voy, vuelvo y tengo la misma conversación. Sí, eran los mismos síntomas de la conmoción cerebral durante dos semanas después. Tartamudeo cuando hablo, no puedo articular las palabras. Así que fui a ver a especialistas y me dijeron: "como esto no mejore en dos semanas, tienes un problema. Básicamente, porque algo ha estallado en tu cabeza y si no se cura y vuelve a la normalidad, podrías tener un gran problema.". Pero cada día iba mejor, mejor y mejor. En dos semanas estaba bien. Pero realmente así de peligroso fue. Fue super, superpeligroso. 

Entrevistador: - ¿Lo harías otra vez?

Eddie Hall: - Sí. Le pondría más peso. Definitivamente. Jajajaja.

Entrevistador: - ¡Pondrías más peso! ¿Cuánto más?

Eddie Hall: - Me gustaría que fueran 510. Levanté los 500 muy cómodamente.

Entrevistador: - Fueron cómodos.

Eddie Hall: - Muy, muy cómodos. 

Entrevistador: - Cuando te ves a ti mismo, puedes ver la mecánica y piensas que estás cómodo.

Eddie Hall: - Sí, creo que los hice muy cómodo. Podría haber hecho más. Mi fallo fue mantenerme con la barra arriba del levantamiento y sonreír para todo el mundo. Eso fue para todos los "haters", todas las personas negativas, toda la gente que decía que no se podía hacer. Esos cuatro segundos manteniendo la barra allí absolutamente me destruyeron. 

Entrevistador: - Causaron todo ese sangrando en el cerebro. Todo eso.

Eddie Hall: - Si cuando me dieron la señal hubiera soltado la barra, probablemente no habría tenido ningún problema. Mantenerla arriba fue lo que me complicó las cosas.

Entrevistador: - Fue duro mantenerla arriba.

Eddie Hall: - Muy duro, muy duro. Reto a cualquier strongman, cualquier culturista, cualquiera que vaya al gimnasio y entrene más de 20 horas por semana haciendo entrenamiento de fuerza a que coloque 500 kilos en el rack y los despegue una pulgada y me lo diga. Nadie puede hacerlo. Nadie puede levantarlos ni una pulgada. Es una cantidad de peso increíble. Increíble.

1 Comments

    • Avatar
      tang
      dic 2, 2021

      It can be said that more and more families are installing smart door locks, which not only allows our overall safety to be better protected, but also solves the problem of forgetting to bring the key.Digital Smart Door Locks OEM are not only anti-wear but also anti-violence, and their appearance is much better than traditional door locks.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code